¿QUÉ HACE?

  • Escuchar al profesor respetando en todo momento el anonimato.
  • Evaluar la situación de conflictividad.
  • Intentar resolver esa situación conflictiva, asesorando y poniendo en marcha los mecanismos necesarios para solucionar el problema.
  • Reflejar estadísticamente los datos generales obtenidos, confeccionar informes, analizando la incidencia de estos hechos, sus causas y repercusiones.
  • Demandar a las administraciones educativas que lleven a cabo una campaña institucional de concienciación, dirigida a la sociedad, a las familias y a los jóvenes, y que en su “plan de choque contra la violencia escolar” arbitren las medidas oportunas para mejorar la convivencia y acabar con cualquier tipo de agresión en los centros (psicológica, física o verbal).